COMPARTIR

miércoles, 5 de octubre de 2016

Reflexiones: No puedo imaginar cómo hubiera sido mi vida sin fobia social.




Algunas personas que tenemos  la fobia social desde hace mucho, casi desde siempre  , a veces nos puede resultar difícil imaginar cómo sería  nuestra  vida sin ella. No porque no lo deseemos,   obviamente, sino porque nos cuesta ponernos mentalmente  en esa situación de  libertad. 
No podemos vernos mentalmente haciendo según qué de forma tranquila y relajada cuando es algo que no vivimos normalmente  en nuestro día a día  . 

De la misma forma los que no viven ni sufren nuestro problema tampoco se pueden poner en  nuestro  lugar ni llegar a entenderlo del todo. A ellos no les incomoda  ir a una comida de compañeros de trabajo,  por decir algo, y hasta se lo pasan bien , porque supuestamente hablan , se ríen etc y en teoría es algo divertido. 

No se podrán ver  ni imaginar así mismos con miedo y aprensión, porque no les sale de lo más dentro de su ser ni con su naturaleza más extrovertida en este caso  y/o no patológica 

Sé, eso sí,   que sería más feliz , pero no me veo de otra forma , pej   corriendo mundo, socializando con naturalidad e incluso deseándolo...etc




No puedo sentir, creer o imaginar que de repente tuviera una libertad tan total. Sería como si dejara de llevar esa mochila de la que siempre hablo y que pesa una barbaridad , un fuerte lastre


¿Os imagináis ? como a los antiguos presos encadenados a unos grilletes y una gran bola que arrastraban para que no pudieran huir  .


Así me siento yo , con esa mochila y encadenada, no puedo escapar  y vivo cada día soportando esa carga.


No es un día sí y otro no, siempre viene conmigo no la puedo soltar ni por un momento.


                 Van pasando los días uno tras otro y me pregunto:
               
                          -  ¿ Qué he hecho en esta vida?  …. ¿Qué estoy haciendo con ella?

                                                  Y la respuesta  tristemente es : 

                   - Nada , realmente nada.


A veces  hago ese esfuerzo  de imaginar cómo hubiera sido mi vida sin fobia social.


No he vivido, la fobia social no te deja , te impide ser feliz o muchas oportunidades para serlo.  Me quedé casi en el mismo punto que cuando tenía 14, 15 años que es cuando debería haber empezado a vivir y experimentar por mi cuenta,  ....  siendo niña  vives unida a tus padres  y con tus juegos tienes suficiente .

Tan tímida  ,  tan asustada siempre .

Miro ahora en mi mente a esa chica- niña y siento algo de pena. Tampoco sabía que iría a peor , o todo lo que la quedaba por vivir y/o  por no vivir .

               " Ella disfrutaba a su manera porque era una chica sencilla que se conformaba con poco,  pero se perdió tantas cosas.... , ahora lo sé."


Me recuerdo en una esquina cuando empecé el instituto muerta de miedo, con mi larga trenza  y ropa discreta.

            "Ella tenía miedo . Después de un colegio de monjas unisex, un instituto público mixto . El género opuesto le daba casi terror" 

Me recuerdo cuando algún chico expresaba interés por mí , me daba tanta vergüenza y, aún cuando me sentía halagada,  solo quería desaparecer …  Jamás tuve ninguna experiencia,  ni conocí, experimenté,  salí…
    
            "A ella le gustaba un chico y conoció esa ilusión,  platónica , pero su mente era demasiado blanca , limpia, inocente , desconocía ese mundo que  incluso le escandalizaba.
Reían juntos , el chico la buscaba y ella era feliz entonces , pero jamás hubiera pasado la frontera ni la de un inocente beso . Ahí conoció lo que podría ser , pero nunca fue y en este podría ser y que no fue  siguió muchos muchos  años "

Tenía una o dos amigas de confianza, pero  rehúsaba cualquier plan que no viera claro pej porque fueran personas que  no conocía o no eran de mi  total confianza. Así es que el número de posibles planes interesantes era escaso.  Esas amigas eran libres y abiertas,  valiente y osadas , aventureras , no se limitaban en nada. Aún así tuve mucha suerte  , nos apreciabamos mucho y las pequeñas cosas las hacíamos a solas y juntas.


            " Ella no fue a excursiones,  ni a celebraciones,  ni a fiestas  .... si no iba a solas con esas personas. Se inventaba excusas . 


                                           Pasaban los  años,  a  ellas les gustaba viajar y conocieron mundo.


Ella solo vio en ellas  lo que podría haber sido,  pero no fue y así pasaron muchos muchos años "


Todos avanzaban y yo me quedaba atrás 

Sí, pasan los años , así ,  en mi cabeza , echando atrás.   Yo a menudo en casa , con solo esas amigas,  ni parejas,  ni viajes, encerrada en mi habitación , en mi nido, como decía mi abuela ,  golondrinita me llamaba , me llama .
 Corre el tiempo y sin familia propia, sin trabajo, sin independencia, sin futuro cierto... Viviendo siempre  como en un  limbo, vivir sin vivir,  disfrutando a veces , quizá eso sí,  de mi soledad , mi mundo, mis cosas , pero un mundo escogido por obligación, porque no podía escoger otra cosa .

Nunca fui libre y con ello he perdido muchas cosas que podría y debería haber vivido y experimentado .

Y ahora estoy aquí,  en este punto de mi vida, estable al menos . Encajada y situada en un mundo escogido a mi medida , donde no hay imprevistos , porque los rehuyo, ni situaciones que me incomodan.
Demasiado tarde para recuperar las cosas que perdí. Adaptada, aclimatada,   viendo pasar la vida , disfrutando ,o intentándolo, de lo que tengo y vivo , pero tampoco libre, porque mi problema me lo sigue impidiendo y mi futuro es muy incierto


Y así y todo tengo suerte porque hay alguien en mi vida que finalmente,  aunque tarde ,me hizo y me hace vivir ,
                 que me enseña un poco el mundo, 
                          que me lleva de la mano.     



Pero aunque las circunstancias de tu vida  cambien, el problema, la limitación,  los miedos ....si no los supieras , siguen ahí. Siempre están ahí y no dejan de limitarte ni de afectarte en tu día a día 



                                                                   Ellos , yo , un abismo 


Recuerdo las veces que me han dado consejos  sencillos de vida que otros, sin el problema y sin saber que yo lo tengo ,  me decían o me dicen de hacer  .


Lo explican  con tanta naturalidad...  con tal soltura y facilidad... como si fuera lo más sencillo del mundo .

Te dicen de hacer cosas que para ellos es como levantar la mano y para mí es como intentar tocar la luna . No consigo traspasar eso que nos separa,  no puedo imaginarme con esa paz y libertad.

Sigo arrastrando y sigo encadenada ¿Cómo soltar ese lastre,  cuando está adherido ya a mi piel , cuando forma parte de mí ?.



                                            Sería libre si no necesitara a nadie para cosas elementales .
                                                           Si mi vida y su disfrute no dependiera de otros . Viajar, salir etc.

Sería libre si tuviera mi independencia y pudiera elegir
        si no tuviera miedo a todo

Sería libre si no pensara cuando estoy sola  en la existencia de mi cuerpo vulnerable y que existe .
        
  Si mi impulso a la hora de salir de mi casa sola  fuera  fuerte , con ganas, sin miedo.
        
          Si deseara y buscara hacer cosas sola. Si pensara en disfrutar de la salida y no en volver cuanto antes.

                                            Sería libre si no pensara y temiera  el futuro que me espera , porque tuviera las armas para afrontarlo... 

Sería ..

Sería ..
Sería ...

.                    ......pero no soy libre , todo eso sigue  ahí y no, 

                                                              ... no puedo imaginar cómo sería.



4 comentarios:

  1. La libertad. Me siento así. Antes de verano, con un amigo que conoce mi problema (y que ni entendía hasta que un familiar suyo empezó a pasar por lo mismo) estábamos hablando, me contaba cosas de su trabajo, de las decisiones que debía tomar a veces, y le pregunte: "Si fueras libre, ¿qué serías, qué harías?". Y sin pensarlo me respondió: "Sería cooperante internacional, llevaría agua a todo el mundo. Es para lo que me he estado preparando toda mi vida." No dudó en responder ni en ninguna de sus palabras. Y me soltó: "¿Y tú? Si fueras libre..." "No lo sé." Mentí. La verdad era y es que si fuera libre me moriría. Es mi elección. De pequeña y de joven nunca me supe imaginar en el futuro, no me veía igual que podía imaginar a los demás. Cuando acabé el bachillerato tuve mis primeros momentos de ansiedad y conciencia de formar parte de la sociedad y todo lo que ello conllevaba. Estudiaba bachillerato pero sabía que nunca iría a la universidad, me gustaba el ambiente pequeño de clases y profes del instituto, lo controlaba, en cambio la universidad me daba pánico, tan grande, esa era la palabra: grande, se escapaba a mi control. Entonces no entendía esos pensamientos y ahora veo clarísimo lo que me ocurría. Lo mas curioso de todo es que al llegar al final del instituto y con esa ansiedad escondida, empecé a ir al psicólogo. No llegamos a nada, supongo que yo no sabía lo que me ocurría y por lo tanto no sabía explicarlo, y ella no supo llevarme, la verdad. Estuve un par de años si estudiar, haciendo cursillos para disimular, tampoco buscaba trabajo, no era pereza (la pereza! ese gran sentimiento de culpa del fóbico social) era otra cosa. Luego hice un curso superior de asesoría de imagen, dos años, y el último volví a agobiarme: acabar, salir al mundo, buscarme un trabajo, la vida... Al principio lo logré. Por entonces por casualidad me compré un perro, hacía poco que murió el que teníamos en casa y decidí, junto con mi madre y en un acto de inconciencia, tener mi propio perro. Antes de que Murray tuviera un año, ya me habían diagnosticado la fobia social y la agorafobia. Al principio pensé en dar a mi perro a alguien que pudiera darle una vida mejor que la que pudiera darle yo. Al final no sé porque no lo hice. Me mantuvo cuerda, firme, constante, y cuando mis amigos desaparecieron él estuvo ahí, y aunque fuera una vuelta a la manzana, sin bajar de la acera de casa, lo paseaba, me mantuvo estable. En todos estos años fui a psicólogos con los que nunca llegué a abrirme, ni yo supe hacerlo ni ellos llevarme. Al final decidí ir haciendo por mi cuenta. Hoy tengo 34 años, mi vida es absurda, no entiendo que hago aquí, mi perro murió hace menos de un mes y ya no sé que hacer. No entiendo esta enfermedad: nosotros no somos capaces de nada y solo causamos dolor y preocupación a nuestro alrededor, sé que seré una carga porque ya lo soy. No entiendo nada y ya han pasado casi 10 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu testimonio me ha impresionado muchisimo,al borde de las lágrimas , sobre todo lo que dices al final .
      Así es como me siento yo. No poder ni imaginarse la libertad es durísimo .
      Mucisimas gracias por compartirlo, permiteme que tu voz , que ya es pública aqui, aunque anonima , llegue un poco mas alla, lo quiero compartir.
      Nos haremos ver, tienen que vernos.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  2. Muchisimas gracias por tus palabras, me he sentido identificado contigo al 100%, tengo 38 años y desde los 15 sufro fobia social y dismorfofobia, es muy duro, he aprendido a llevarlo conmigo pero lo que deberia de hacer es soltar esa mochila y no seguir llevandola arrastras. Es imposible, he luchado mucho y soy incapaz. Asique a duras penas sigo viviendo, sigo haciendo cosas, sigo intentando superarme como pequeños actos, a veces gano, a veces pierdo, pero siempre lucho, nunca hago nada sin luchar contra mi mismo. Es muy duro, mucho animo en esta aventura tan desagradable que la vida ha querido darnos. Saldremos adelante. Yo tampoco me imagino mi vida como seria si no tuviese fobia social, lo intento, pero no puedo, o no me llegan las imagenes o si me llegan, me echo a llorar. Un beso. David'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es. Llevamos esa mochila, pero seguimos haciendo cosas, aunque sean pequeñas y amenudo no tan pequeñas .
      Somos luchadores ,nos ha tocado serlo, o , a veces, no saldríamos ni de casa.

      Si, saldremos adelante 😊

      Eliminar