COMPARTIR

viernes, 19 de febrero de 2016

Explicando que tengo fobia social




A veces te aventuras a explicar qué es la fobia social a algún familiar o a un amigo y te das cuenta que por mucha disposición e interés que le pongan  no es fácil, ni de explicar ni de entender.

  No  basta con decir: “Tengo fobia social”

Para empezar es difícil de expresar lo que sientes, o lo que vives,  de una forma que no te parezca ridículo, a ti mismo , al contarlo.
Hay que profundizar mucho para que sientan, quien te escucha, que es algo serio, para crear empatía y algo de  interés en entenderlo.
Si solo dices pej que no puedes llamar por teléfono,  no lo entenderán y se cerrarán en banda incluso antes de empezar,  al igual que no se podría entender pej que  no puedes  coger un tenedor con comida y metértelo a la boca, tan sencillo que es, y aún más difícil de entender, que no quieres coger ese tenedor porque te asusta el hecho de cogerlo simplemente, (de encierro, pensarían).
Pero si les dijeras que cada vez que lo coges te da calambre, entonces sería otra cosa, sería  más lógico, quizá aquí, aún sin entender que un tenedor fuera a darte calambre, serían más empáticos,  porque ¿Qué desastre,  no? !!!!No poder coger un tenedor!!!!

 Así es que debo explicar detalladamente qué siento cuando  hago una llamada telefónica, estoy con gente que no conozco etc   para intentar, solo intentar, una pizquita de entendimiento.

Si yo les digo que  se me pone un nudo en la garganta, que no oigo bien, que me late el corazón a mil, que tartamudeo, que se me nublan los sentidos  y otros síntomas más, y que  según las cosas sociales que enfrente es  aún peor... quizá eso se les equipare algo más a la respuesta  más lógica  del calambre del tenedor, porque hay una causa efecto, que sin ser común,  es racional.

Pero no acabaría aquí,  tendría que continuar...


Ya en este punto sus caras serían un poema y bajo un poco el nivel, porque sé que tengo un problema,  pero no estoy loca y en este punto podrían pensar cosas muy raras.
 




 
“Vivo mi vida, aunque se  reduce mucho mi  campo de acción y se me dificultan  hacer  muchas cosas. Llevo una vida más restringida y limitada, pero no soy una loca de manicomio. Soy una persona normal. Actúo con normalidad con amigos íntimos y  familia , con el resto  la procesión siempre va por dentro”  


  
Y es que  no soy peor que nadie, ni más tonta ni más corta (otras bromitas muy comunes y que gustan de decir, porque parece ser que si no hablas eres cortita) .


Sólo tengo un problema que me limita y me pone las cosas más difíciles.

 En todas las fobia se  experimenta un miedo irracional , por algo es una fobia, pero hay algunas que son más conocidas que otras y parece que se crea más empatía o comprensión con ellas , como quien teme a las cucarachas o a la sangre, sin embargo  en la fobia social el miedo se centra en situaciones  más difíciles de aceptar  o entender por lo sorprendentes y la realidad es que altera bastante más nuestra  vida que cualquiera de muchas fobias simples ,  porque estamos  obligados a vivir en sociedad. No lo podemos evitar como con otras.

“Es posible que hayáis comprobado que cuando se presentaba una situación que suponía conocer o estar con alguien  que  no fuerais vosotros, me negaba siempre con excusas que a veces   podiais creer coherentes.
La verdadera razón es que no me gusta conocer gente nueva y que siempre evito y me niego a vivir esas situaciones.
Tengo que deciros que   cuando me encuentro con gente que no conozco experimento gran ansiedad e inseguridad que no se me pasa ni pasado el momento “corte inicial”, perdura y se va haciendo muy difícil de llevar,  incluso cuando estoy al tiempo con personas que sí conozco.

 Me aíslo y evito entrar en contacto con el nuevo, dejo que sean los demás quienes interactúen y va a peor porque sé que no estoy actuando como debiera y eso me incomoda. Evito mirarle a los ojos y todo se convierte para mí en  algo muy tenso e incómodo.
La ansiedad va en aumento y se acaba traduciendo en señales físicas que me delatan y me ponen más nerviosas. No pienso con claridad, me siento muy tensa  y fuera de lugar, al ser  la única que se retrae,  que no habla ,cuando todos parecen estar en su salsa  y parece les gusta conocer al nuevo.
En definitiva me resulta algo desagradable y siento que no tengo necesidad de pasarlo tan mal, así es que  lo evito.
Pero es muy duro porque hay cosas en la vida que no puedo o no debería  evitar como pej un trabajo, lleno de gente extraña, de compañeros que no tienen porque ser de mi agrado y con los que tienes que convivir muchas horas.
Tengo que interactuar con vecinos, en el super,  en las tiendas y hasta por la calle,   es un constante y en todas esas situaciones es igual de complicado. Algunas las haces,  sino no podría salir de casa,  pero lo paso mal.
Ahora también podréis  entender porque salgo tan poco”


Es muy posible que en este punto  me pregunten ¿Y por qué te pasa eso?
Cada uno explicaría , sus causas, algunas están bien definidas por traumas, y en este caso se les comprenderá mejor, al haber una razón concreta.
Lo mejor es que en este punto ,si muestran interés, se les pida que busquen información y la lean.

Los que no tienen una razón coherente, como es mi caso,  lo tenemos  más difícil.

“ No lo sé, soy así desde que era pequeña y se ha ido  agravando con  el tiempo”.


QUÉ LES DIRÍA UNA VEZ EXPLICADO

Familia
Es cierto que es algo que no se puede aceptar por la gente que te quiere,  dejarte a tu  suerte y decirte a todo amen, pero entre todo y nada hay un término medio, que sí deberían entender o aceptar.
Sabemos de sobra lo que debemos hacer.No hace falta insistir.

‘No voy a salir más porque me insistáis, aunque sea por mi bien, no voy a conocer a gente, que no conozco,  para tener amigos.
Mi vida estará más limitada y algunos podrían considerarla triste y en ocasiones, hasta me lo podría parecer a mí, pero no me compensa el sufrimiento, y sé  que  eso sí que  NUNCA lo podréis entender, porque los sufrimientos son de cada uno, cada uno tiene los suyos. Estos son los míos y nadie puede ponerse en mi lugar para pedirme o decirme que haga según qué, y en todo caso, por ello mismo,  soy yo quien tengo que decidir cuándo, cómo y qué hago.
Mi vida es mía y la llevo como buenamente puedo.

Sí, yo entiendo que no es fácil verme cada día encerrada en casa y no decirme nada y que también sufrís, pero no es algo que se pueda vencer sólo con fuerza de voluntad. Yo tampoco soy feliz actuando así , me esfuerzo por superarlo , pero no puedo estar en el nivel que todos esperais de mí. Quizá deberiais aceptar algunas de mis limitaciones

Hay cosas que tengo que enfrentar me gusten o no y con ellas ya tengo mi cupo y mis dosis de ansiedad y sufrimientos completa. 

Déjame que yo escoga el momento  “

Y los que no son familia

Ellos al menos no querrán  hacerme cambiar,  seguirán con su vida igualmente una vez explicado qué me pasa. Es posible que hagan como si nunca les hubieras explicado nada. Los planes serán los mismos, incluso sabiendo que puedes tener problemas.
También te sientes  bastante más ridícula al explicarles, lo haces más por encima y sólo si son personas importantes para ti.

“Si os importo os pediría que me lo pusierais fácil dentro de lo posible .No es necesario cambiar el plan, pero si facilitármelo cuando sea posible. A veces podrían ser cosas muy sencillas”

Sí,  se  lo he explicado a algunas personas, al final todos dicen que lo entienden, pero no es así, porque no suelen actuar en consecuencia o lo olvidan cada vez, por lo incomprensible.
Como cuando se va la luz, estás aburrido y dices:
-Ya que no podemos ver la TV, porque no hay luz, vamos a escuchar la radio
-¡¡Ay va!!!..-Te das cuenta después- Si la radio tampoco podemos escuchar.
 Seguro que os ha pasado esto alguna vez y sino es la radio, es ponerse a hacer la cena y darse cuenta que tienes vitrocerámica.
Pues igual pasa cuando les explicas alguna limitación ,parece que quedan claras, pero luego , ante ellas, no se acuerdan y actúan como si nunca les hubieras explicado nada.


Por eso siempre me pregunto: 

                  ¿Lo entienden o no lo entienden?

Si lo entienden, se les olvida pronto.
               Cara de asombro el día en cuestión  y a otra cosa mariposa.
Si lo entienden su mente racional les empuja a lo racional.
              Lo redondo es redondo y nunca podrá ser cuadrado.
Si lo entienden igualmente  nunca actuarán en consecuencia
               No lo aceptan nunca y en ningún caso
Si lo entienden,  creen que lo puedes controlar y te empujan a ello.
               A veces hasta hacerte sentir muy mal.
Si lo entienden, piensan que estás mal de la cabeza o eres raro.
               No entra en sus esquemas algo así 
Si lo entienden, no llegan a captar la verdadera  dimensión del problema.
               Hace sufrir,  no son manías 
Si lo entienden, les da igual
               No te ayudan en cosas que son muy sencillas  y que en muchos casos nos bastaría.



  
La fobia social, es soledad, aislamiento, miedo, desamparo….y sufrimiento






No somos raritos, tenemos un problema




     



4 comentarios:

  1. Roberto: Buen artículo ayuda a encontrar una forma de explicar que tengo fobis social, pero ufffff que difícil es!!

    ResponderEliminar
  2. Hoy precisamente estaba intentando explicarle a mi madre la ansiedad que me provoca ir a buscar a mi hijo al colegio. Que a veces incluso tengo que tomarme una pastilla para tranquilizarme. Ella me echaba en cara que no socializaba con las demás madres y que eso estaba perjudicando a mi niño, y yo sé que es verdad. Intentaba hacerle ver que no es porque no quiero. Intentaba hacerle entender porque. Y su respuesta ha sido: "No me digas tonterías. No te creo. Lo hace todo el mundo y es algo normal. Y, en todo caso, tendrías que hacerlo por tu hijo." Y yo sé que es verdad. Pero, ¿qué hago si no puedo? Y si, con todo lo rara que me he mostrado estos años, lo he hecho todavía más difícil. Y ya me preguna hasta él porque no hablo con las otras madres como hacen todas. Se ha dado cuenta. Y eso me hace sentir todavía peor. Ahora además del dolor está la culpa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, así es . No sólo está el sufrimiento propio del problema, está el de la frustración por la limitación que causa , la incomprensión de la gente que te rodea y con todo ello la culpabilidad.
      Piensas ¿Estaré haciendo todo lo posible? ¿Es culpa mía no poder hacer ciertas cosas o que me cuesten tanto?
      La respuesta es no,
      Realmente no es culpa nuestra , pero ante los comentarios de la gente y sabiendo de la irracionalidad de algunas de nuestras actitudes no podemos evitar sentirnos así.
      Sé , sabemos, que tenemos que luchar contra ello como dicen, pero lo que no entienden es que no es suficiente con saberlo y que ellos nos lo recuerden constantemente.

      Yo solo puedo decirte que te entiendo perfectamente ,

      Eliminar
  3. Yo la unica vez q intente hablarlo con alguien fue con mi madre, aunque dudo q lo haya entendido, a pesar de q la fobia social la herede de mi padre. Ella, como tantas otras personas, cree q esto se supera a base de fuerza de voluntad. Antes me disgustaba, pero con el tiempo llegue a darme cuenta q no le sale hacer otra cosa.

    ResponderEliminar